sábado, 20 de mayo de 2017

El Valle Salado de Añana en Alava

En Alava nos encontramos uno de los mejores sitios para visitar teniendo en cuenta varios factores, arqueológios, históricos, geológicos o paisajisticos:el Valle salado de Añana. En esta zona se produce sal desde tiempo de los romanos. Pues hay dos manantiales de los cuales emana agua salada. El agua sale salada porque se filtra a traves del subsuelo y al pasar por una determinada roca, sale luego salada. Hay otro manantial que del que sale agua dulce.

Este Valle había estado abandonado después que en los años 70 del siglo XX se abandonara la prodcucción de sal por ser antieconómica su producción.

En el año 2001 se inicio la recuperación de las salinas de Añana. Estas se localizan en un valle y la
producción se realizaba en forma de terrazas, desde los tiempos de los romanos. En las terrazas primero se encontraba una capa de piedra rodada, y en ella se depositaba el agua. Dejandola hasta que se evaporará y luego se extría la sal.

Estas salinas eran privadas, pero en el siglo XIX fueron pasadas a ser propiedad dela Corona. Aunque
los propietarios privados podía obtener 36.000.000 de toneladas. Posteriormente a finales del siglo XIX paso de nuevo a ser propiedad del capital privado. Y para aumentar la producción las terrazas se realizaban de hormigón. Pero con el tiempo y la sal estos suelo se cuarteaban y se inutilizaban. Lo
que hacían era poenr otra capa por encima. Llegaron en algunas terrazas a tener hasta 10 capas de hormigón. Con el paso del tiempo estas terrazas colapsaban y se dejaban abandonadas para realizar otras. A fimales de los años 70 la producción se hzo antieconómica, frente a las grandes salineras, por lo que se dejo abandona la explotación salinera del Valle de Añana.

En el año 2001 se impulso la restauración de estas salinas, a través de las instituciones vascas y de los propietarios. Se restauraron terrazas, pero ahora se utiliza el granito, que es resistente y que tiene
porosidad. El Valle se ha restaurado arquitectónicamente las terrazas, se ha puesto en producción de un forma artesanal y de nuevo tiene vida.

La visita es guiada y se permite incluso al final de la misma bañarse los pies y las manos en una zona adecuada para ello, para obtener los beneficios de este agua tan salada. Tiene un 200% más de salinidad que el agua del mar.