miércoles, 10 de febrero de 2016

Dubrovnik y sus murallasI. Croacia XII

Siguiendo con nuestra visita a Dubrovnik, ahora nos fijamos en su tesoro más visible Las Murallas.
El sistema fortificado mejor cuidado del Mediterráneo y que circunda a todo el caso antiguo. Fue construida en el siglo X y ampliada sucesivamente. Su longitud es de 1940 metros, un altura de hasta
25 metros y un grosor de 4 a 6 metros en la parte interior y de 2 a 3 metros en la exterior.A todos esto hay que sumar 15 torres t bastiones y 2 dos fuertes angulares, y otros defensas exteriores, todo un sistema defensivo.

Interesa primero pasear por el camino de ronda de la muralla, hay que entrar en la ciudad por la
puerta de Pile, Una puerta con un puente levadizo y con la imagen de San Blas patrón de la ciudad protegido sobre un nicho. Una vez dentro se suben las escaleras de la muralla, que están abiertas de las 9 a 19,30 en verano y de 10 a 15 en invierno, entrada de pago. Empezamos el recorrido hacia el
ángulo noroccidental se alcanza la torre circular de Minceta. Desde esta torre se observa el color de los tejados bombardeados en 1991 por los serbios. Más allá de la puerta oriental y el almacén frente al mar se acondicionó el Lazareto un edificio de piedra destinado a albergar a los que llegaban y que tenían que pasar un periodo de cuarentena.

Pero aún nos queda en las murallas visitar el fuerte San Juan y el fuerte Bokar. Las vistas y el
recorrido por las murallas es de lo más impactante de la visita a Dubrovnik. En el interior lo primero que vemos son las varias fuentes que tenía Ragusa, dado el síntoma de obstentación que eran. Traspasando la puerta de Pile tenemos la Velika Onofrijeva fontana, una gran fuente  sobre la plaza Milicevinca. A esta fuente de 16 caras llegaba agua canalizada por un acueducto de 12 km que abastecía de agua a la ciudad.