viernes, 29 de noviembre de 2013

Senderismo. Cerro Mures-Escarihuela. Montejaque

Es otoño, hace frío, pero este año no llueve casi nada. El campo lo nota. Sin embargo, la belleza de los paisajes persiste. Hacemos una ruta senderista por el Macizo de Líbar. En el extremo del Parque Natural de Grazalema, por tierras de Montejaque-Benaoján. Enfrente la ciudad de Ronda. Ruta de dificultad mediana 10 km. de distancia. Casi 500 metros de subida acumulada. Paisajes magníficos. Nos dirigimos a la Indiana, en la carretera de Ronda a Benaoján. Allí en un camino al lado del río Guadiaro y cerca del paso de la vía ferrea Ronda-Algeciras, dejamos los coches y se inicia el trayecto.

Dame tu voto en HispaBloggers!

Pasaremos por el boquete de Mures y conectaremos por un camino de bandoleros esta sierra con la Sierra del Algarrobo. Empezamos el camino por un trozo del GR-7 y ascendemos. Enfrente tenemos 

la Sierra de Mures y el Cerro de Mures. Al ascender al fondo ya divisamos el boquete de Mures, por donde pasaremos, para luego subir al Cerro de Mures. Torcemos a la derecha y empezamos a transitar 

la empinada cuesta. Nos acercamos al boquete de Mures, para traspasar a la otra zona para subir al Cerro. Estando ya en el boquete de Mures, se divisa una panorámica espléndida de Ronda e incluso 

del Tajo. Ahora caben dos opciones una más larga que es bordear el Cerro de Mures para acometer su subida por detrás, y otra más valiente es encarar directamente la subida por un pedregal con gran 

desnivel para llegar al punto geodésico del Cerro del Mures. El grupo se divide y tres mayores acompañados de un niño de trece y una niña de once hacen lo difícil subir por pedregal y el desnivel directo. 

La subida no es fácil no hay camino, ni senda, sólo canchos y piedra. Con alguna dificultad se sube arriba. Llegamos a un paredón sin salida y retrocedemos hasta encontrar una senda que bordeando 

nos guía a lo alto del Cerro Mures. Arriba enfrente en la otra vertiente divisamos expledindo el Cerro Tavizna. Desde lo alto divisamos también el Hacho de Montejaque. Ahora bajamos y buscamos la 

continuación de la senda entre retamas. Salimos a una gran era de piedra finalmente. Empezamos a descender entre campos dedicados al ganado bovino. Pasamos varias cercas hasta llegar a la Ermita de la Escarihuela en Montejaque.

Junto a la Ermita, donde se celebran romerías de Montejaque hay un mirador desde donde se observa el pueblo y la senda de la ruta Montejaque-Llanos de Libar. Volvemos a la senda o camino que se 

sitúa entre dos paredes karsticas. Bueno volvemos algunos, cuatro en total. Los otros 15 del grupo no sé lo que les pasa que en vez de seguir este camino, que es el abierto entre las vallas de dos fincas. Se 

meten detrás de la valla de la finca de la izquierda y pasan un puerta. Siguen paralelo a la senda. Pero claro llegan al final y no pueden salir, tienen que volver. Observamos la curiosa estampa y lo más 

curioso de todo es que un avezado caminante no quiere volver, pero para no volver se tiene que enfrentar a un montón de grandotes cerdos ibéricos de pata negra, pues para poder saltar la valla tiene que pasar por un cochinera. Curiosa, tarda más de diez minutos en engañar a tanto "cerdo" ibérico para poder pasar.

Una vez reagrupados ya estamos en el trozo de GR-7 que viene de Montejaque hacia Ronda que ahora si está señalada. ya es una bajada directa, con Ronda y el Tajo enfrente. Este camino se llama el Camino Viejo de Ronda, el utilizado por los habitantes de Beaoján o Montejaque para llegar a esta ciudad. Finalmente terminamos donde iniciamos, pasamos el Cerro de Mures y las vías del tren.

Esta ruta se ha realizado con el grupo de senderismo Caminant.es de Alhaurín de la Torre http://caminant.es.tl/ . Se me olvidaba para reponer fuerzas se puede ir al Asador el Muelle, en el muelle de la Vía de Tren de la Estación de Benaoján.