martes, 21 de febrero de 2017

Senderismo. Camino de Santiago. Camino Francés. Belorado-San Juan de Ortega

En esta nueva etapa del Camino nos encontraremos dos subetapas bien diferenciadas, una primera de unos 11 km fácil y que puede servir de calentamiento, pasando por los pueblos de Tosantos, Villambistia, Espinosa del Camino y Villafranca. Aquí se hará una parada, porque se inicia el otro tramo. Caminos totalmente solitarios y que cruzan los antaños temidos Montes de Oca. Caminos forestales llenos de robless, pinos y brezo, hasta llegar a nuestro final el magnífico Monasterio de San Juan de Ortega.

Salimos de Belorado
y avanzamos dirección a Tosantos. Cruzando esta población se puede observar al otro lado la Ermita de la Virgen de la Peña enclavada en la roca. Un leve recorrido nos lleva a la siguiente población
Villambistia. Hay una fuente de cuatro caños que según dice la leyenda al temojarse la cabeza en ella se recupera la vitalidad y se esfuma el cansancio. Seguimos caminando y a los 8 kilometros del día llegamos a Espinosa del Camino. Se sigue una pista y se pasa por unas ruinas de un monasterio.

El itinerario gira a su derecha y nos vamos a Villafranca Montes de Oca, última población durante 12 km hasta llegar al Monasterio de San Juan de Ortega. Antigualmente estos Montes eran peligrosos.
Pasamos delante del antiguo hospital de la Reina o de San Antonio Abad. Y Empezamos la subida, empinada y seguidam hay que tomarselo con calma, pues son muchos km de continu ascenso hasta
que se llega a un mirador sobre la Sierra de la Demanda y de San Millán. La pista sigue rodeada de robles, enebros y brezos hasta llegar a un repetidor y a un Monumento a los caidos durante la Guerra
Civil, empieza el descenso y ahora entre pinos durantte siete km llegamos al Monasterio de San Juan de Ortega, limite de nuestra etapa de hoy.

El Burgalés San Juan de  Ortega era discipulo de Santo Domingo de la Calzada ycolaboró con él en la proteccion dde los peregrinos y en las construcción de puentes y calzadas. Se fue a Tierra Santa y
cuando volvió edificó en este sitio una Iglesia dedicada a San Nicolás de Bari. Del monasterio destaca su fachada y el capitel romano. Hoy nosotros nos quedamos ya aquí. Hay otra alternativa que es alargar el camino hata Agés. Pero eso ya será otro día. Hemos andado un total de 23,5 km.